Otro casillero para amigos del poder

El titular de la Unidad de Información Financiera, organismo encargado de accionar contra el lavado de dinero, presentado la renuncia. Uno de los candidatos de Macri a sucederlo es abogado de empresas investigadas por la UIF, entre ellas, el Grupo Clarín.

José Sbattella renunció ayer a la presidencia de la Unidad de Información Financiera, que en los últimos años jugó un rol central para investigar las operaciones de evasión fiscal y lavado de activos. El ex funcionario envió una carta al nuevo ministro de Justicia, Germán Garavano, en donde se informa la decisión y se aclara que abandona el cargo por las presiones de la nueva gestión para poner un hombre de Cambiemos al frente de la entidad. Sbattella aseguró que, si bien tenía un mandato más allá de diciembre y el organismo debería estar libre de la intervención de las autoridades del Ejecutivo, deja la función porque la administración de Mauricio Macri iba a evitar el desempeño de su trabajo en forma correcta. Uno de los candidatos a ocupar la dirección de la entidad es el abogado Félix Marteau,

Sbattella detectó que las presiones del nuevo Gobierno para que abandone el cargo representa un factor de gravedad institucional y que no tenga un respeto de las leyes, en las que se asegura que el Poder Ejecutivo no debería participar en las actividades de los funcionarios de la UIF. “Considero que ante los organismos internacionales (GAFI, Gafilat, Egmont, QEACicadlavex) que, hasta el día de la fecha (por ayer) se integró representando a nuestro país, resultando una señal de intromisión de política partidaria dentro del organismo”, dijo. Acceda a “los problemas internacionales reclamados por el GAFI se concretamente a la independencia de la conducción de la UIF respecto del restablecimiento de las agencias del Estado y del propio Poder Ejecutivo”.

Mencionó que la nueva gestión de gobierno le solicitó en forma directa a través de Esteban Conte Grant que querían desplazarlo de la entidad y que pretendían poner un hombre de confianza al frente de la institución. “La falta de apoyo de las nuevas autoridades y el expreso pedido de mi desplazamiento hacen imposible el desempeño correcto de mi función. La situación de gravedad institucional que se plantea deja sin alternativa mi decisión ”, explicó Sbattella.

El ex titular de la UIF, que estuvo al frente del organismo desde diciembre de 2010, empleó la carta de renuncia para destacar avances en materia de regulación financiera conseguidos en los últimos años. “Bajo mi conducción se llevó adelante un ambicioso Plan de Acción presentado en febrero de 2011 y que controlaron que GAFI reconoció que nuestro país comenzó a cumplir con los internacionales en la materia”, dijo. Hasta 2010, la Argentina respetaba solo 2 de las 40 normas de recomendaciones contra el lavado de activos incluidos en las instituciones de control financiero a nivel global. La situación ponía en peligro la capacidad del país de continuar integrando tanto el GAFI como el G-20, un foro de discusión internacional conformado por los países más pujantes del mundo desarrollado y emergente.

Sbattella resaltó además que en los últimos cinco años el organismo potenció el uso de interrupciones monetarias a los agentes financieros por incumplimientos. “Debo especificar que la UIF nunca había estado sancionado hasta 2010 a ningún sujeto obligado por incumplimientos a normas vigentes, eso implicaba una escasa eficacia coercitiva para hacer cumplir las mismas. Así, a la fecha se aplica más de 60 restricciones monetarias mediante modificaciones UIF a diversos sujetos obligados por un monto total de 270 millones de pesos “, aseguró el ex funcionario en su misiva. El organismo, en tanto, se encuentra colaborando en 567 causas judiciales por maniobras fiscales nocivas, cuando la cifra era de 85 casos en 2010.

Fuente: Página 12.